Abrimos un Mundode conocimiento para ti!

 




DEBEMOS EVITAR HABLAR MAL DE LOS PROFESORES DELANTE DE NUESTROS HIJOS

 

 

 

    Vivimos un momento en el que sin querer "damos alas" a nuestros hijos para criticar a los profesores. No todos somos iguales, ni los profesores, ni los alumnos,....., ni los padres.

    En las cafeterías cercanas a los colegios, en los aparcamientos de los colegios, en doble fila, cuando dejamos a nuestros hijos o esperamos para recogerlos, se pueden oír una cantidad increíble de conversaciones acerca de los profesores y casi ninguna bonita.

    Criticamos a todos: médicos, entrenadores de fútbol, monitores, profesores... Básicamente no es peligroso y en ocasiones es hasta divertido cuando lo hacemos entre adultos. Si un adulto cree que realmente la crítica es justificada y lo desea, presenta una reclamación en tiempo y forma y se toman las medidas previstas según el caso.

    Los alumnos entre ellos, desde tiempo inmemorial, hablan mal de los profesores: se inventan relaciones, los insultan, adornan sus vidas privadas, les ponen motes, hacen afirmaciones acerca de las tendencias sexuales, les lanzan maldiciones, un alumno vio a un profe aquí, otro lo vio allí, haciendo esto... y lo otro..., lo normal. De hecho los profesores lo saben, saben perfectamente que todo lo que dicen o hacen ( y todo lo que no dicen y no hacen) se sacará de contexto y se adornará con cantidades increíbles de imaginación negativa.

    El problema es cuando los adultos dan alas a los alumnos; en este caso el alumno sube un peldaño que perjudica mucho el ambiente de trabajo en clase, en el centro educativo.

    Criticar a los profesores está bien, faltaría más. Que los alumnos hablen mal de ellos, está genial; es una cuestión de compañerismo: nada une tanto a un grupo de clase como una buena crítica al profesor. Los profesores estamos en un escenario delante de un público nada amistoso. Pensar en que no te van a criticar es una ilusión.

    Deberían existir más padres que vieran a los profesores como unos co-educadores de sus hijos. Con sus aciertos y errores, al final los profesores son adultos que acompañan a los jóvenes mientras crecen. No estoy de acuerdo con todo lo que dicen, hacen o aconsejan a mis hijos sus tíos, abuelos, mis amigos... Les dicen en ocasiones cosas que yo las diría de otra forma, pero no dejo de reconocer que son adultos que los acompañan y que seguro que aunque no sea "mi forma" aportan un punto de educación conveniente (sobre todo cuando no radicalizan como yo). Con los profesores ocurre lo mismo: si no exactamente como lo haría yo, seguro que al menos como adultos acompañantes un montón de horas al día, aportan su punto de educación.

    Criticar a un profesor delante de un hijo debería parecernos igualito que el hecho de que el padre critique a la madre (o al revés) delante del hijo: damos a nuestros hijos unas alas que nos van a complicar la vida a la larga y no poco.

 

 

   

 

 
® Colegio Coop. Alcázar de Segovia   2013                                                                                                                                                                                   Webmaster: Arturo Anaya ---  webmaster@colegiocooperativaalcazar.es